recopilacion de articulos

viernes, 29 de julio de 2016

Estudio entrega más evidencia de que dormir mal aumenta el riesgo de diabetes



 

 En los hombres, dormir pocas o muchas horas causa cambios hormonales que favorecen la acumulación de los azúcares en la sangre.
Los hombres que no duermen lo suficiente quedarían expuestos a un aumento del riesgo de desarrollar diabetes por una alteración de la glucosa en sangre, de acuerdo con un nuevo estudio.
Los autores aseguran que dormir pocas o muchas horas causa cambios hormonales que favorecen la acumulación de los azúcares en la sangre. Pero, en las mujeres, el efecto sería el opuesto.
Gran parte de los estudios publicados habían asociado los trastornos del sueño con la diabetes, pero aún falta terminar de comprender los motivos, según dijo Femke Rutters, del Centro Médico de la Universidad Libre, Ámsterdam, y que dirigió el estudio.
La investigación se concentró en una explicación posible, la resistencia a la insulina. Esta dificultad del organismo de responder a la insulina impide que las personas que la padecen digieran ciertos alimentos y absorban los nutrientes. Entonces, el azúcar se acumula en la sangre y cuando los valores son muy altos aparece la diabetes.
Los autores analizaron los patrones de sueño y de resistencia a la insulina de 788 hombres y mujeres sin diabetes. Excluyeron a personas con obesidad, enfermedad cardíaca, hipertensión o colesterol elevado.
Los participantes usaron acelerómetros durante el día, ya que cuando no lo hacían se consideró que dormían.
El grupo durmió un promedio de 7,3 horas por noche, según publican los autores en Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. Los hombres que dormían mucho más o mucho menos eran más propensos a tener resistencia a la insulina que los que dormían la cantidad de horas promedio.
En cambio, en las mujeres sucedió lo opuesto: a más o menos horas de sueño, menor resistencia a la insulina.
Los resultados no explican esta diferencia entre los sexos, según explicó Rutters. En tanto, para el doctor James Gangwisch, investigador de Columbia University, Nueva York, y que no participó del estudio, los resultados de las mujeres contradicen hallazgos de estudios previos.
Señaló como una limitación del estudio la falta de información sobre la alimentación de los participantes. "Dormir bien mejora la sensibilidad a la insulina y el apetito", dijo. "Dormir lo suficiente también proporciona la energía necesaria para hacer ejercicio de manera regular", agregó.
"El mensaje es que aun cuando una persona sea saludable, dormir demasiado o muy poco afecta la salud", dijo Rutters.

Fuente: scientificamerican.com