recopilacion de articulos

viernes, 2 de enero de 2015

4 consejos de salud dental para diabéticos

4 consejos de salud dental para diabéticos


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes es una enfermedad que afecta a casi  200 millones de personas y que en 2030 puede llegar a padecerla unos 370 millones. 

La diabetes se caracteriza por ser una enfermedad crónica e irreversible del metabolismo en la que se produce un exceso de glucosa o azúcar en la sangre y en la orina. El motivo principal es la disminución de la secreción de insulina o la deficiencia de su acción.
Entre los principales síntomas de la diabetes encontramos:
  • Sed excesiva
  • Pérdida de peso
  • Frecuencia en orinar
  • Debilidad y cansancio
Además de estos síntomas, la diabetes puede llegar a afectar la salud bucal del paciente. La insuficiencia de insulina provoca un aumento de la concentración de azúcar en sangre y dicha concentración también se manifiesta en la saliva. Cuando la saliva presenta esta alta cantidad de azúcar, promueve la formación de placa bacteriana, el desarrollo de caries y de enfermedades como la gingivitis o la periodontitis. La enfermedad periodontal daña las encías y los huesos de la mandíbula que realizan la función de sostén de los dientes.
Las personas con diabetes son más propensas a presentar encías enrojecidas, sangrado y molestias al cepillarse.
Otro problema bucal causado por la diabetes es la afección de la “boca seca” o xerostomía. Esta afección se produce cuando no hay suficiente producción de saliva y puede llegar a provocar alteraciones funcionales como problemas de masticación, deglución, fonación y falta de lubricación de la mucosa oral.
Para que la persona diabética mantenga una boca sana, debe seguir estos cuatro consejos:
1) Hay que cepillarse después de cada comida. Aunque sea un mandamiento general para todos, en el caso del diabético no se puede pasar por alto. Es mejor el uso de un cepillo de cerdas finas para evitar el sangrado excesivo de las encías y una pasta dental con flúor.
2) Hidratación constante. Hay que tomar agua frecuentemente para evitar la xerostomía.
3) Eliminar el consumo de tabaco. Para los diabéticos el consumo de tabaco tiene peores consecuencias en su salud bucal que para el resto de pacientes.
4) Visitas periódicas al odontólogo. De esta manera se realizará una correcta prevención y control de enfermedades como la gingivitis o la periodontitis.