recopilacion de articulos

viernes, 15 de septiembre de 2017

Leche y diabetes

Erróneamente se cree que las personas que viven con diabetes o prediabetes deben limitar el consumo de leche por tratarse de un alimento rico en hidratos de carbono (carbohidratos), pero ¿sabías que el consumo regular de lácteos se asocia con un menor riesgo de diabetes?
Por otro lado, uno de los aspectos clave en el control y la prevención de la diabetes es la pérdida de peso corporal, y los lácteos han mostrado tener un efecto positivo para el control del mismo.
¿Por qué la leche es un buen alimento para personas que viven con diabetes?
Si bien es cierto que la leche aporta hidratos de carbono, se trata de carbohidratos de índice glucémico bajo, lo que ayuda a mantener estables los niveles de glucosa en sangre.
Diversos estudios han demostrado asociaciones inversas entre las concentraciones sanguíneas de calcio y vitamina D, la ingestión de productos lácteos y el desarrollo del síndrome de resistencia a la insulina y diabetes tipo 2.
  • Se ha observado que el consumo de leche en un periodo corto incrementa la secreción de insulina y disminuye la resistencia a la insulina, posiblemente porque las proteínas animales aumentan la concentración de aminoácidos de cadena ramificada en sangre.
  • Existe evidencia que apoya que los ácidos grasos contenidos en la los lácteos pueden actuar como factor protector frente a la diabetes tipo 2.
  • Es un alimento rico en magnesio, mineral que tiene un papel clave en la regulación de los efectos de la insulina y en la captación celular de glucosa mediada por la insulina, lo que sugiere que un mayor consumo de magnesio puede relacionarse con la reducción de la diabetes mellitus tipo 2.
  • Incluir lácteos es una manera fácil de consumir calcio, vitamina D y proteínas de alta calidad.
Tengo diabetes, ¿cuál es la mejor leche?
La leche descremada, baja en grasa o light es buena opción. Una taza en promedio aporta 95 calorías, 9 gramos de proteína, 12 de carbohidratos y sólo 2 de grasa. Otra opción es la leche adicionada con fibra pues produce una menor respuesta insulínica.
Si eres intolerante a la lactosa puedes optar por la leche deslactosada light y si no te gusta el sabor dulce que tiene la leche deslactosada, hoy ya puedes encontrar en el mercado leche sin lactosa, mismo sabor que la leche convencional pero con 30% menos lactosa.
Las Guías Alimentarias y de Actividad Física en Contexto del sobrepeso y la obesidad de la población mexicana, publicadas por la Academia Nacional de Medicina de México y la Asociación Americana de Diabetes (ADA) recomiendan el consumo de 2 porciones de productos lácteos en una dieta equilibrada.
  Fuente:   sumedico.com