recopilacion de articulos

viernes, 6 de enero de 2017

Mitos sobre diabetes tipo 2


 



La diabetes tipo 2 da por un susto: Seguramente has escuchado este mito millones de veces. Esta información es totalmente incorrecta. Con frecuencia el diagnóstico de diabetes coincide con sustos y malas noticias. Cuando pasamos por estrés, nuestro cuerpo libera una serie de hormonas que hoy conocemos como contrarreguladoras. El efecto principal de estas hormonas es preparar al cuerpo para estar “listo y alerta”. Estas hormonas hacen que el cuerpo, de manera natural, “contrarregula” (como el propio nombre lo indica) la acción de la insulina. Así entonces, se elevarán los niveles de glucosa en sangre. Ahora bien, imagínate que has vivido con diabetes tipo 2 pero que aún no recibías un diagnóstico, este susto hará que los niveles de glucosa en sangre (ya elevados) se eleven aún más y te sientas probablemente muy mal. Es cuando se realiza el diagnóstico. Por todo lo anterior es que parecería que el susto fue lo que detonó la diabetes aunque seguramente,ella ya estaba ahí desde hace tiempo.
La diabetes tipo 2 es una sentencia de muerte. Otro de los grandes mitos. “De algo he de morir” escuché una vez decir a un vecino. Y es que la falta de información aveces hace que seamos presas fáciles de los mitos. La diabetes, de ninguno de sus tipos, es una sentencia de muerte. Hoy tenemos ya tanta información y tantas herramientas a la mano que nos es más fácil cuidarnos y lograr controlar nuestros niveles de glucosa en sangre. Lo cierto es, que necesitamos educación en diabetes y buen ánimo para aprender y tomar buenas decisiones.
Si me prescriben insulina es que he fracasado en mi tratamiento. Ojalá siempre la primera prescripción fuera la insulina. Hasta la fecha muchos profesionales de la salud prefieren dejar la insulina para aquellos momentos en los que los fármacos orales han dejado de funcionar de manera adecuada. Sin embargo, estudios recientes y lineamientos de organizaciones importantes como la Asociación Americana de Diabetes y la Federación Internacional de Diabetes nos hacen pensar en la “insulinización temprana”. Con el uso de insulina es mucho más sencillo tener un buen control y evitar o retrasar de esta forma las temidas complicaciones.
La diabetes tipo 2 sí puede curarse. Desafortunadamente para ti, para nosotras y para todas ese momento aún no ha llegado. El tratamiento en tiempo y forma ya está al alcance de nosotros y podemos tener una excelente calidad de vida si nos cuidamos bien. Sin embargo, la cura aún no se encuentra disponible para ninguno de los tipos de diabetes. No caigas en falsos datos ni engaños. Aveces somos víctimas fáciles pues estamos interesados en encontrar la cura a nuestro “estilo de vida”, pregunta a tu médico en caso de tener cualquier duda. Ten por seguro que seremos los primeros en avisarte cuando haya noticias sobre “curas”.
El uso de insulina puede ocasionar ceguera. Este es también un mito que encontramos con mucha frecuencia. Muchas personas tras su diagnóstico no son capaces de controlar sus niveles de glucosa en sangre (por la razón que sea). Esta falta de control y vigilancia puede ocasionar en algunas complicaciones, entre ellas la ceguera. El más grave error es esperar a que haya complicaciones para iniciar con un tratamiento completo (como se tendría que haber hecho desde el inicio). Es quizá en todos los casos una muy seria coincidencia. La ceguera en quienes viven con diabetes es una complicación resultado de niveles elevados de glucosa en sangre. La insulina se utiliza para poder controlar y disminuir estos niveles de glucosa en el organismo. Podemos resumir aclarando que más bien es la falta de insulina la que ocasiona hiperglucemia y esta a su vez complicaciones varias, entre ellas la ceguera.
Comer mucha azúcar ocasiona diabetes tipo 2. Este es un mito. Comer mucha azúcar no ocasiona diabetes tipo 2 de forma directa. Al comer más de la cuenta tendemos a subir de peso y eso junto con el sedentarismo y factores de riesgo genéticos quizá si puedan ocasionar diabetes tipo 2.
Las personas con diabetes tipo 2 no pueden comer frutas. Únicamente las que se indican en una pequeña y reducida lista. En esta comunidad creemos que quienes viven con diabetes pueden llevar una alimentación sana y equilibrada y esto incluye al grupo de las frutas. Si bien es cierto, las frutas contienen una cantidad importante de hidratos de carbono (o carbohidratos) que tienen un impacto en tus niveles de glucosa en sangre. Esto no quiere decir que debamos “satanizar el alimento” sino conocer la reacción que tendrá nuestro cuerpo al ingerirla y estar alertas. Recuerda acercarte a un profesional de la salud (nutriólogo, educador en diabetes) para analizar tu plan de alimentación individualizado.
Las personas con diabetes tipo 2 sólo deben consumir los alimentos marcados con la leyenda “apto para diabéticos”.
Las personas “delgadas” jamás desarrollarán diabetes tipo 2.
Las personas con diabetes tipo 2 no requieren estar vigilando sus niveles de glucosa.
Cuando se comienza con el uso de insulina significa que la diabetes ha empeorado o es la “etapa final”.
Todas las personas con diabetes tipo 2 terminaran con amputaciones, ciegos y en dialisis.

Fuente: estudiabetes.org