recopilacion de articulos

miércoles, 25 de enero de 2017

Conociendo la Diabetes Gestacional

diabetes gestacionalLa Diabetes Gestacional se define como la intolerancia a los carbohidratos que se instaura durante el embarazo y se caracteriza por la pérdida de la capacidad para producir la suficiente insulina o utilizarla con eficacia, lo que conlleva a un aumento de los niveles de azúcar en la sangre.


Durante el embarazo se producen muchos cambios hormonales que pueden favorecer su aparición. También existen factores de riesgo modificables como sobrepeso u obesidad, resistencia a la insulina previa al embarazo; o no modificables como ser mayor de 25 años, tener antecedentes familiares de diabetes, ser hipertensa, haber sufrido una pérdida espontánea o haber padecido diabetes gestacional en un embarazo anterior, que debemos tomar en cuenta para tomar medidas a tiempo y trabajar en su prevención.
La aparición de esta condición conlleva una serie de riesgos tanto para la madre entre los que podemos mencionar: padecer preclamsia y depresión, tener que recurrir a cesárea debido al mayor tamaño del bebé y sufrir de diabetes tipo 2 en el futuro.  Asimismo, el bebé puede presentar hipoglicemias y/o dificultad respiratoria tras el parto y se enfrentara también a un mayor riesgo de desarrollar obesidad y diabetes tipo 2 en su futuro.

 Entonces, ¿Cómo podemos prevenirla?

  • Perdiendo el exceso de peso o mejorando la resistencia a la insulina antes de quedar embarazada.
  • Manteniendo una ganancia adecuada de peso en el embarazo, especialmente durante el primer trimestre.
  • Llevando una alimentación saludable que incluya 5 raciones de frutas y vegetales cada día.
  • Evitando el consumo frecuente de azúcares y grasas saturadas.
  • No saltándose el desayuno, comida que se relaciona con un menos riesgo de padecer diabetes.
  • Realizando actividad física regular.

 Y en caso de que ya  la padezcamos, ¿Cómo podemos tratarla?

  • Manteniendo un adecuado control de las glicemias a través de una dieta adaptada a sus necesidades y las de su bebé, así como la realización de actividad física regular. En caso de que estas medidas resulten insuficientes, su endocrino podrá prescribir medicamentos orales o terapia con insulina.
  • Su equipo de salud tratante establecerá una serie de objetivos a cumplir, entre los que su endocrino indicará unos niveles de glucosa a mantener. La Asociación Americana de la Diabetes sugiere mantener niveles de glicemia: preprandiales (antes de comer) en 95 mg/dl o menos, postprandiales de 1 hora después de comer en 140 mg/dl o menos y postprandiales de 2 horas después de comer en 120 mg/dl o menos.
Seguir el tratamiento indicado le permitirá mantenerse sana durante el embarazo y parto, y ayudará a evitar que su bebé tenga problemas de salud en el futuro.

Esperanza en la investigación y nuevos avances

Actualmente se están llevando a cabo gran cantidad de estudios relacionados con la prevención y el tratamiento de la diabetes gestacional, a continuación compartimos algunos de los hallazgos:
    foto: salud.doctissimo.es


  • El seguimiento de una dieta controlada en la que se consuman predominantemente alimentos de bajo índice glicémico se ha asociado a una menor utilización de insulina durante el embarazo y a un peso del bebé más adecuado para el momento del parto.
  • Los resultados de estudios acerca del uso de algunos suplementos y/o probióticos durante el embarazo son prometedores, pero aún no son concluyentes y han de seguirse estudiando.
  • Los niveles adecuados de vitamina D previos a la concepción (más que durante el embarazo) parecen guardar cierta relación con un menor riesgo de desarrollar diabetes gestacional.
  • La lactancia materna puede tener un efecto protector para la madre y el bebé ante el posible desarrollo de diabetes tipo 2 en el futuro.
  • Los programas que promueven la modificación del estilo de vida hacia una vida saludable han demostrado ser efectivos en la reducción de la depresión y la mejoría de adhesión al tratamiento.
Mientras se confirman o descartan estos resultados, se deben mantener las indicaciones que han probado contribuir a la prevención o  tratamiento de la enfermedad: realizar actividad física regular y llevar una dieta saludable.
Finalmente, resulta de gran importancia acudir a las consultas de control y/o prenatales con su gineco-obstetra, quien podrá detectar factores de riesgo y tomar medidas a tiempo. Así como también acudir a las consultas de endocrinología  y nutrición y dietética, en las que ambos profesionales trabajarán en conjunto para brindarle el mejor tratamiento médico-nutricional disponible.
Fuente: https://www.voyasermama.com.ve/conociendo-la-diabetes-gestacional-por-nutrikids/