recopilacion de articulos

viernes, 3 de julio de 2015

Viajar con diabetes


Pareja caminandoPlanifique tanto los alimentos como los suministros médicos para su vuelo. Si le servirán comidas durante el vuelo, solicite anticipadamente una adecuada para personas con diabetes, baja en grasa o baja en colesterol. Si la aerolínea no ofrece comidas, lleve consigo alimentos nutritivos. Ponga todos los suministros para la diabetes en su equipaje de mano. Recuerde empacar refrigerios en caso de demoras de vuelos. Mantenga los medicamentos y refrigerios en su asiento para tenerlos a mano. No los guarde en los compartimentos superiores ni en las maletas que vaya a despachar.


Familia de vacaciones en las montañas  

Controle su diabetes aun cuando esté de vacaciones. Planifique para tener un viaje sin estrés y de acuerdo con sus necesidades médicas. En todos sus viajes, mantenga su rutina de cuidados.
Salirse de la rutina es parte de la diversión durante las vacaciones y los viajes. Sin embargo, es importante mantener su rutina de cuidados, especialmente si tiene diabetes.
Las comidas fuera de casa, los cambios en la cantidad de actividad física que haga y las diferencias en las zonas horarias mientras viaje pueden afectar la manera en que controle la diabetes. Use este tiempo para descansar, liberar el estrés y mantener los hábitos saludables. Antes de salir, repase estos consejos para cuidarse.

No olvide sus medicamentos

Empaque el doble de los suministros para la diabetes que prevé usar, en caso de que haya demoras en el viaje. Asegúrese de que todas las jeringas o plumas de insulina (incluidos los frascos de insulina) estén claramente marcadas con la etiqueta farmacéutica impresa que identifica los medicamentos. Lleve consigo copias de las recetas médicas. Si usa insulina, asegúrese de empacar también un kit de emergencia con glucagón. Lleve una tarjeta en su billetera o cartera, una pulsera o un collar de identificación médica que diga que usted tiene diabetes y si usa medicamentos para controlarla.
  • Familia de camping mirando un mapaTenga a mano refrigerios, gel o tabletas de glucosa en caso de que su nivel de glucosa baje.
  • Asegúrese de tener siempre a mano la tarjeta de su seguro médico y los números de teléfono de emergencia, incluido el nombre y teléfono de su médico.
  • Lleve una identificación médica que diga que usted tiene diabetes.
  • Tenga en cuenta los cambios en las zonas horarias para saber cuándo debe tomar sus medicamentos.
  • Averigüe dónde conseguir atención médica si la necesita mientras esté lejos de casa.

Los viajes por tierra

Prepare una pequeña nevera portátil con alimentos que pueden ser difíciles de conseguir en el viaje, como fruta fresca y verduras crudas en trozos. También puede empacar frutas deshidratadas, frutos secos y semillas como refrigerios. Como estos alimentos pueden tener muchas calorías, prepare porciones pequeñas (¼ de taza). Lleve algunas botellas de agua en vez de gaseosas o jugos azucarados.
  • Si viaja y lleva insulina, no la guarde a la luz directa del sol o en un automóvil caliente. Manténgala en una nevera portátil, pero no la coloque directamente en el hielo ni sobre un paquete de gel frío.
  • Disminuya su riesgo de tener coágulos sanguíneos levantándose a caminar cada una o dos horas.

Los viajes aéreos

  • Si va a viajar por avión* y no desea pasar por el detector de metales con su bomba de insulina, dígale al funcionario de seguridad que lleva una puesta, y pídale que inspeccione el aparato visualmente y que lo registre a usted para asegurarse de que no lleva nada prohibido.
  • Cuando extraiga su dosis de insulina, no inyecte aire dentro del frasco (es muy probable que el aire dentro del avión esté presurizado).
  • Disminuya su riesgo de tener coágulos sanguíneos levantándose a caminar cada una o dos horas.

Cómo mantenerse sano

Antes de partir de viaje, asegúrese de estar al día con las vacunas.* Hable con su médico antes de aumentar la actividad física, como cuando vaya a un viaje en el que tendrá que caminar más. Además, trabaje con su médico para planificar el horario de los medicamentos, las comidas y la actividad. Hable acerca de qué hacer si detecta cambios en los niveles de glucosa.
Recuerde estos hábitos saludables en su rutina diaria de cuidados para la diabetes.
  • Los cambios en lo que come, los niveles de actividad y las zonas horarias pueden afectar su nivel de glucosa en la sangre. Revise los niveles de glucosa con frecuencia.
  • Siga con su rutina de ejercicios. Asegúrese de hacer al menos 150 minutos de actividad física a la semana.
  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón.
  • Protéjase los pies. Sea especialmente cuidadoso al caminar en el piso caliente alrededor de las piscinas y en la arena caliente de las playas. Nunca camine descalzo.