recopilacion de articulos

lunes, 13 de julio de 2015

¿Te mueres de cansancio? Controla tus niveles de glucosa en la sangre


Monique  


Tal parece que el cansancio y la diabetes van de la mano. Después de todo, es uno de los síntomas de esta condición. La sensación de fatiga, letargo y falta de energía que con frecuencia afecta a los diabéticos puede estar relacionada con niveles demasiado altos o demasiado bajos de glucosa (azúcar en la sangre). Aquí te ayudamos a buscarle la solución.  
Es normal experimentar esa sensación de desplome, de falta de energía por causas tan variadas como el estrés, un fuerte día de trabajo o a la falta de sueño y descanso… pero en el caso de los diabéticos la causa puede ser una muy diferente: un desbalance en el nivel de la glucosa (del azúcar) en la sangre. Y tiene mucho sentido que así sea. Piensa en qué consiste la diabetes, esa condición en la que el organismo o no produce suficiente insulina o no la utiliza bien.  La insulina, esa hormona producida por el páncreas, es esencial en el funcionamiento de nuestro cuerpo ya que, entre otras cosas, permite que la glucosa entre a las células y sabemos que las células utilizan a la glucosa como fuente de energía. Si no hay suficiente insulina o la que se produce no funciona de manera adecuada, las células (y por ende, el resto del organismo), carecen del “combustible” necesario para desempeñar sus funciones. Por eso ¡No llama la atención que los diabéticos se sientan a veces tan cansados!
Empieza a medir tus niveles de glucosa (azúcar) en tu sangre
Si el cansancio interfiere con tu rutina diaria y te afecta la mayor parte del día, es hora de que empieces a medir tus niveles de glucosa en ayunas y después de las comidas. Comienza a anotar los resultados en un diario. Anota además las horas cuando el cansancio te afecta más y procura encontrar qué relación hay entre el nivel de azúcar en tu sangre y tu cansancio. Ten presente que, según el National Institute of Health (El Instituto Nacional de la Salud), los niveles normales de la glucosa en la sangre, que se obtienen cuando se miden con un glucómetro en casa deben estar entre 70 y 140 mg/dl en ayunas y en menos de 180 mg/dl después de comer.
  • Si notas cansancio y tus niveles de glucosa están altos después de las comidas, (más de 180 mg/dl) esto puede indicar que la cantidad de carbohidratos (azúcares) que ingieres (como pastas, panes, arroz, cereales, por ejemplo), es excesivo para el tipo o la dosis del medicamento que estás tomando para controlar la glucosa, o que el medicamento y la dosis no son los indicados. Recuerda que solamente tu médico debe cambiar el medicamento y la dosis del mismo, así que no hagas ningún cambio sin su aprobación. Pero lo que sí puedes hacer es reducir la cantidad de carbohidratos que consumes. Haz la prueba y sigue anotando los niveles de glucosa, y si el cansancio disminuye. ¿Has subido de peso? Eso también se puede asociar a niveles elevados de glucosa en la sangre. Si reduces las porciones de los carbohidratos que consumes, eso te ayudará a bajar los niveles de glucosa (azúcar en la sangre) después de comer y además a perder el exceso de peso o el sobrepeso. Además, como resultado, tus niveles de energía, también subirán.
  • Si notas cansancio y los niveles de glucosa están demasiado bajos (hipoglicemia), (menos de 70 mg/dl) tu cuerpo se encuentra en una situación similar a la de un auto sin gasolina: le falta energía para moverse. Y esto podría ser peligroso. En este caso, debes consumir más carbohidratos para proporcionarle al cuerpo la energía que necesita. Si la lectura de los niveles de la glucosa en la sangre enseña valores demasiado bajos con frecuencia, es posible que la dosis de tu medicamento sea demasiado alta. Pero como siempre, te recomiendo que no hagas ningún cambio en la dosis de tu medicamento sin consultar con tu médico. Si tienes diabetes tipo 1 o tienes diabetes tipo 2 y te inyectas insulina, no te la administres con demasiada anticipación antes de comer.  E independientemente del tipo de diabetes que tengas recuerda de no saltarte alimentos. El pasar muchas horas sin comer puede contribuir al cansancio y a la hipoglicemia.
  • Si tu cansancio es más intenso en la mañana al despertar, a pesar de haber dormido toda la noche, vale la pena que te revises la glucosa en la sangre al levantarte para ver si el cansancio puede relacionarse con niveles muy bajos o muy altos de glucosa (azúcar) en la sangre. Estar cansado y tener dolor de cabeza al despertar es común en las personas a quienes les baja el nivel de azúcar en la sangre durante la noche, especialmente en los pacientes que están recibiendo  tratamiento con insulina.
Continúa anotando en tu diario:
  • Tus niveles de glucosa (azúcar) en la sangre en ayunas y después de comer
  • En qué momento sientes más cansancio
  • Si experimentas otros síntomas además del cansancio: mucha sed, visión borrosa, deseos frecuentes de orinar (podrían indican hiperglicemia o niveles altos de glucosa); o debilidad, irritabilidad, hambre y hasta convulsiones (podrían indicar hipoglicemia o niveles demasiado bajos).
  • La cantidad de ejercicios que realizas a diario
  • Si tomas otros medicamentos o estás bajo mucho estrés.
En tu próxima visita, comparte esos datos con tu médico para que te ayude a determinar si la fatiga que experimentas está relacionada con tus niveles de azúcar y tu diabetes, y si necesitas un cambio de medicamento o de dosis o sencillamente una mejor planificación en tu dieta. Lo ideal para mejorar el cansancio es mantener tu glucosa en la sangre lo más cercano a los niveles normales que sea posible. Para ello quizá tengas que realizar algunos cambios en tu estilo de vida, que además de la dieta, incluyan más ejercicio, mejores hábitos para dormir y descansar, así como formas para que te relajes y/o te entretengas y para que combatas el estrés.
Ni la diabetes ni su consecuencia, el cansancio, tienen por qué interrumpir tu vida. Pon un poco de tu parte y con la asesoría de tu médico y su equipo de salud, seguramente lograrás regular tus niveles de glucosa en la sangre.